El tocadiscos de la playa

Tocadiscos clásico para discos de  vinilo o acetato

  • Las crónicas de Lolo

Por el año 1967, un tiempo después del fuerte terremoto, que sacudió especialmente a Caracas el 29 de Julio, mis padres y tíos alquilaron entre todos una casa de playa en el litoral central. Eramos en total cuatro familias con sus respectivos hijos y abuelas.

Recuerdo que los viernes por la tarde, mi padre terminaba de trabajar más temprano que de costumbre y nos preparábamos para bajar a La Colonial, que así se llamaba la vieja casona. Así pues ya oscureciendo íbamos llegando y nos preparábamos para aprovechar lo mejor posible el fin de semana.

La casa tenía un buen terreno tanto por la parte de adelante como por detrás en donde terminaba en un muro que daba al mar, muy cerca de un improvisado malecón que era utilizado por los pescadores, entre ellos mi padre.

Entrando al patio delantero a mano derecha había un pozo que le daba un toque de distinción, un patio en el que abundaban los almendrones y quizás algún hicaco, así como la uva de playa en el de atrás.

La música

Por supuesto que como a todo muchacho nos encantaba escuchar música y a falta de la tecnología de hoy en día lo hacíamos de tres maneras diferentes.

Por un lado mi tío P. tenía en su Chevorlet Impala del 1962 un novedoso sistema de cartuchos, incipiente antecesor de cassette en el cual escuchábamos específicamente a los Beatles.

Recuerdo que a pleno sol y con las puertas abiertas me sentaba con mis primos PA y VM en la parte delantera y allí tratábamos de imitar las voces de Lennon y McCartney.

El otro dispositivo que nos permitía escuchar música era un tocadiscos transportable (que no portátil) que enchufábamos en el porche delantero y guitarras en mano nos sentábamos VM y yo, tratando de sacar las notas de “The fool on the hill” o “Your mother should now” del EP Magical Mystery Tour que tenía 4 vinilos pequeños de 45 rpm.

Creo que VM tiene una foto en la que estamos en plena faena.

El tocadiscos estrella

Pero el mejor dispositivo y más moderno de todos era un verdadero portátil de color azul que funcionaba con ocho pilas de las grandes y que, literalmente, se tragaba y escupía vinilos de 45 rpm. Era del tamaño de una caja de zapatos pequeños y pesaba lo suyo gracias a las pilas.

Toda una novedad y el verdadero antecesor del iPod que nos permitía escuchar música en cualquier lado y que era de mi prima GA, cuya popularidad se hizo muy alta, pues era la portadora principal de dicho artilugio.

Entre los 45 que rodaron por allí recuerdo a Bobby Vinton y su Please love me forever, a The Buckinghams y Hey Baby, a Boogaloo Down Broadway del Fantastic Johnny C, Sunny de Bobby Hebb, San Francisco de Scott McKenzie, Honey de Bobby Goldsboro, el Pata Pata de Miriam Makeba y hasta la Namoradinha de un amigo meu del mismísimo Roberto Carlos, entre otras.

No puedo evitar cada vez que escucho una de estas canciones, viajar en el tiempo a esa maravillosa época en una Venezuela alegre y feliz, para sentir esa pequeña emoción que nos permite darnos cuenta de que estamos vivos …

Va esta crónica dedicada a Pedro, Gloria, Víctor, Ani, Susana, Olga, Carlitos, Rosete, Lourdes, Isabel y Jordi. Y aquí les dejo vídeos de algunas de esas canciones que, literalmente, nos cansamos de escuchar.

Hey Baby una de nuestras favoritas.

Sunny, otra con mucho éxito

Boogaloo Down Broadway, otra de las populares

Roberto Carlos – Namoradinha De Um Amigo Meu

You can leave a response, or trackback from your own site.

4 Responses to “El tocadiscos de la playa”

  1. go here for the greatest brushed aluminium clock around

  2. gloria says:

    hola primo,que te puedo decir,tengo un nudito en la garganta de alegria y mucha tristeza son unos tiempos que jamas se van a olvidar,eramos tan felices todos,siempre esperabamos los fines de semana y vacaciones para ir a la colonial y reunirnos todos los primos y joder ,que epoca,tqm y muchos besitos,que dios no de la oportunidad de poder hacer un reencuentro.

    • Lolo says:

      Hola Gloria, me alegro que te haya gustado. Seguiremos recordando y a ver si se da ese reencuentro …..

      • Isabel says:

        Lito que bueno esta este escrito, te quedo bellisimo, obviamente al que lo vivio le tienen que saltar los lagrimones (aunque a mi no me cuesta mucho como todos saben jejejej) Que tiempos tan especiales, la pasabamos super chevere, yo creo que nadie se puede imaginar tantos cuentos y recuerdos de LA COLONIAL, (que creo que ya la tumbaron). Dios nos permita poder hacer ese reencuentro para volver a recordar y reirnos de todas la loqueras que haciamos jejejeje Bueno Muchos besitos a todos, Los quiero mucho!!! y que siga la buena musica y estos buenos reportajes!!!!Felicidades!!!

Leave a Reply

Powered by WordPress